Archivo por meses: mayo 2017

  • Mitos sobre violencia de género y menores

     

     

    La violencia de género y sexual siempre ha generado un gran debate. Debate producido, por una parte, por numerosos mitos que han ido surgiendo, creciendo y adaptándose a las circunstancias. Pero la violencia infantil también desata mitos que merecen ser desmentidos por lo que el abuso hacia los menores y jóvenes es por sí mismo.

    Mitos sobre la violencia infantil:

    “LAS NIÑAS Y LOS NIÑOS FABULAN. MUCHAS VECES SÓLO QUIEREN LLAMAR LA ATENCIÓN…“

    Es uno de los mitos que aparecen con más frecuencia cuando las/os menores verbalizan vivir situaciones de Violencia de género y/o sexual, lo cual supone en numerosas ocasiones la culpabilización de las/os menores, así como también la regresión en su testimonio (no querer volver a pedir ayuda). La veracidad del testimonio siempre se pone en entredicho cuándo los/as niñas y niños deciden pedir ayuda y contar lo que les sucede. La postura de las/os menores ante la violencia de género en numerosas ocasiones es la negación (con emociones de miedo o vergüenza), es por ello que cuestionar su testimonio puede causar lo que conocemos como victimización secundaria.

    “LAS NIÑAS Y LOS NIÑOS NO SON VÍCTIMAS DIRECTAS DE LA VIOLENCIA DE GÉNERO”

    Las y los niñas/os víctimas de violencia de género son víctimas directas. Un 70% de los agresores ha hecho uso de los menores para seguir en las vidas de las mujeres. El 58%  ha utilizado a las/os hijas/os para intimidar a las mujeres o acosarlas. El 69% ha usado a las/os menores para obtener información sobre ellas.  Un 54% utiliza a las niñas/os para retomar la relación. Incluso un 44% de los agresores usa a las niñas y niños para atemorizar a las mujeres. Además de la utilización de las y los menores por parte de los agresores (y las consecuencias y secuelas que esto conlleva) las/los menores sufren la violencia de género de forma directa, lo cual provoca graves daños y consecuencias en ellos y ellas.

    “EN LA VIOLENCIA DE GÉNERO LOS/AS NIÑOS/AS NO SE ENTERAN DE LO QUE SUCEDE. ES MEJOR NO HABLAR DE ELLO CON LAS NIÑAS/OS VÍCTIMAS”

    Las niñas y niños que sufren violencia de género incrementan síntomas comportamentales y emocionales, así como también incorporan una sensación de alerta constante. Además de esto, las niñas y niños suelen sufrir una confusión de roles por la situación de violencia que viven, en dicha confusión suelen asumir roles de tipo: cuidadora/or, confidente de la madre o del agresor, asistente del agresor, árbitro, chivo expiatorio, etc,. Con lo cual, no solo conocen la violencia de la situación que viven sino que también sufren graves secuelas, aunque en ocasiones nieguen ser conscientes de lo que sucede o no sepan verbalizar lo que están sufriendo.

    “LOS HIJOS E HIJAS DE MALTRATADORES EJERCERÁN LA MISMA VIOLENCIA”

    Vivir en una familia donde la madre es maltratada significa estar expuesto/a a situaciones de violencia, opresión y control, así como también a un modelo de relación basado en el abuso de poder y la desigualdad. Modelos que en ocasiones las y los pequeños, que son víctimas directas de la violencia de género, podrían copiar. Si se lleva a cabo un trabajo de recuperación/reparación de la situación de violencia, no perpetuarán los modelos de violencia de género que han  vivido dentro de la familia.

    Si quieres profundizar en la violencia de género en menores te ofrecemos estos posgrados:

    Violencia de Género: Prevención, Detección y Atención

    PorFundación para la Convivencia Aspacia

  • Valentín Escudero presenta “Amenazan con quererme”

     

    “Inicialmente parece una amenaza el proceso de ayudarles”, comenzaba Valentín.

    El último jueves del mes de abril, nos reuníamos en iFIS, Casa del Lector para hablar sobre el libro “Amenazan con quererme”, un libro creado a base de relatos de relaciones terapéuticas y que comparte pequeñas historias con grandes significados.

    Este libro propone otro tipo de conocimiento más directo y personal: el conocimiento que está en los ojos, en las manos, en las lágrimas, en el dolor, en la esperanza, en las risas de las personas con las que los terapeutas trabajan. Y en ellos mismos, en la forma en que sienten como actores de la relación terapéutica.

    “Hay que entender la terapia como una relación de ayuda, de buenas relaciones” definía Valentín, “la carga de las personas son las relaciones. Cuando un niño es pequeño solo funciona enchufado a su madre, padre, familiares, etc.,  y lo que consigue poco a poco con las relaciones y el buen trato es que ese dispositivo sea autónomo”.

    Así es como hablábamos con el autor sobre el proceso de terapia y la importancia de la relación terapeútica.

    Amenazan con quererme

    Si quieres leer estos relatos haz click en el siguiente link:

    http://editorial.grupo5.net/amenazan-con-quererme.html

    Puedes profundizar más sobre la terapia infantil y el trauma relacional en http://ifisgrupo5.com/jornadas-trauma-relacional-valentin-escudero.html

2 Artículo(s)