Mediación: luces y sombras

Curso de mediación. Ifis educación

Hablar únicamente de las ventajas de la mediación sería lo más sencillo por nuestra parte pero también algo poco ajustado a la realidad de las personas que transitan por un conflicto.

En ocasiones, puede parecer que aquellas/os que creemos en la mediación como la vía más constructiva para la gestión de conflictos, pensamos en ella como la panacea a la resolución de todos los problemas relacionales. Sin embargo, nada más lejos de la realidad.

Aunque nos mostremos defensoras de la cultura de paz y confiemos en que la mediación es el presente y el futuro para el abordaje de conflictos debemos de ser precisos y escrupulosos a la hora de determinar si la situación por la que pasan las personas inmersas en un conflicto es susceptible de mediación.

Discriminar, desde el primer momento, si el caso se ajusta a las características del proceso es fundamental de cara a proponer al cliente la intervención que más se ajuste a la necesidad que presenta. Por lo que si la mediación no se plantea como la alternativa más adecuada, la demanda deberá de ser reorientada hacia otro tipo de profesionales.

La teoría y la práctica defienden que mientras exista conflicto y voluntariedad de las partes, la mediación es viable. No obstante, fieles a los principios de honestidad y responsabilidad, se considera que una adecuada evaluación y valoración inicial de las demandas es necesaria, así como el proponer otras alternativas profesionales en el caso de que la mediación no se presente como la herramienta más eficaz.

La viabilidad del proceso, la escasa dilación, el bajo coste económico y la alta probabilidad de llegar a acuerdos sostenibles que satisfagan a ambas partes, no hacen de la mediación un camino sencillo y exento de obstáculos.

La carga emocional que llega a las sesiones de mediación es una realidad. La hostilidad, la impotencia, el enfado, la frustración, el despecho y en definitiva, el malestar, son aspectos frecuentes que aparecen durante el proceso. Es importante saber que en mediación el dolor no se transforma; ni los sentimientos y necesidades se discuten. Estas son las que son, sobre ellas y sobre cómo cubrirlas se trabajará en sesión.

Si quieres obtener las herramientas y técnicas para la mediación de conflictos, te esperamos en nuestra formación especializada:

Mediación: ámbitos y técnicas de aplicación

Ana Isabel Rodríguez Cordero y Bárbara Gusi Alcalde