Tag Archives: atención a la dependencia

  • Formación especializada para trabajadores sociales, psicólogos y educadores sociales

    Formación especializada

    La formación especializada, clave en la intervención social

    Decidirse a trabajar con personas necesitadas es uno de los pasos más gratificantes que darás en tu vida. No será fácil, descubrirás que el mundo concentra más problemas de los que podemos manejar, que todo tu esfuerzo no te servirá para llegar a todas partes, te costará no llevarte “el trabajo a casa” y desconectar de lo que ves en tu día a día… Y sin embargo, cuando empieces a trabajar como trabajador o trabajadora social, psicólogo o psicóloga o educador o educadora social te darás cuenta de que has nacido para esto y de que ya no imaginas otro modo de vida que no suponga ayudar a los demás.

    La formación especializada nos permite dotarnos de las herramientas necesarias para distinguirnos como profesionales en nuestro sector.

    La importancia de la formación especializada

    Violencia de género, personas sin hogar, problemas de identidad de género, acoso escolar, desprotección infantil La sociedad actual enfrenta una enorme cantidad de problemas que no pueden ser abordados desde la misma perspectiva y con las mismas estrategias.

    Las nociones que aprenderás en la facultad serán la base fundamental para desenvolverte con soltura en tu entorno laboral, pero no bastará. ¿O acaso crees que se puede abordar igual una mediación familiar que la situación de un niño que padece acoso escolar? Es por eso que la especialización sectorial es necesaria para poder distinguirnos como profesionales y dotarnos de todos los recursos a nuestro alcance para poder trabajar.

    En iFIS Educación somos conscientes de esta situación y diseñamos completos cursos de formación que te permitirán especializarte en la dirección de centros de servicios sociales; prevención, detección y atención a víctimas de la violencia de género; violencia sexual y de género en la infancia y la adolescencia; mediación; intervención en salud mental; rehabilitación psicosocial de personas con enfermedad mental; intervención de personas sin hogar; protección y tutela de adultos y desprotección infantil.

    Aprendiendo de los mejores

    ¿Has oído alguna vez que “la experiencia es un grado”? Cuando hablamos de intervención social más que “un grado” es una necesidad. Nadie sabe qué se necesita para trabajar con personas necesitadas que alguien que se ha desenvuelto en ese entorno. Los profesores de iFIS Educación, además de contar con la formación teórica que les permitirá orientaros durante todo el curso, poseen la “experiencia de campo” que da haber trabajado en el sector durante años.

    No lo dudes más. Completa tu formación con los profesores más preparados y experimentados y especialízate en servicios sociales.

  • ¿Qué hace un director o directora de un centro de servicios sociales?

    Dirección centro de servicios sociales

    El centro de servicios sociales, en buenas manos

    Ayudan a decenas o centenares de personas todos los días, gestionan recursos escasos en la mayoría de los casos, procuran escuchar los problemas y necesidades de todos y todas y hacen verdaderos malabares para intentar llegar a todas partes. Los trabajadores de centros de servicios sociales se enfrentan en su trabajo diario a la necesidad de solventar ingentes necesidades con recursos cada vez más limitados. Al frente de todos ellos se sitúa el director o la directora del centro de servicios sociales, el máximo responsable del mismo y quien intenta que todos los platillos se mantengan en el aire en perfecto equilibrio. Un profesional comprometido, empático y, sobre todo, bien formado.

    El director o la directora de un centro de servicios sociales debe ser un profesional formado, responsable, empático, con capacidad analítica y de resolución de conflictos.

    Qué requisitos debe reunir un director o directora de un centro de servicios sociales

    La ley 39/2006, de 14 de diciembre, de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las personas en situación de dependencia, conocida popularmente como Ley de Dependencia, establece los requisitos formativos mínimos que debe poseer una persona para optar a la dirección de un centro de servicios sociales. En ella se explicita que los criterios comunes de acreditación son:

    • Ser diplomado universitario de grado medio en titulaciones preferentemente de las ciencias humanas o sociales y las sanitarias.
    • De no contar con esta titulación, puede acreditarse con experiencia laboral en el sector de al menos tres años.
    • En ambos casos debe contarse con formación especializada en el sector sociosanitario -dependencia, discapacidad, geriatría, gerontología, dirección de centros…

    Estos requisitos son los mínimos exigidos en todo el territorio nacional. Además de ellos, cada Comunidad Autónoma puede añadir las que considere necesarias. Por ejemplo, en la Comunidad de Madrid se exige que se inscriban en el Registro de Directores si realizan su actividad en su territorio para lo que se requiere haber realizado las acciones formativas habilitantes para desarrollar las funciones de director, homologadas por la consejería de servicios sociales, y no encontrarse sancionado, con carácter firme, por cualquiera de las Administraciones Públicas.

    Qué hace un director o directora de un centro de servicios sociales

    Las labores del responsable de la dirección de un centro de servicios sociales podrían englobarse en tres categorías:

    1. De organización. De él o ella dependerá el reparto de todos los recursos del centro: económicos, logísticos, humanos… Será quien tomará la última decisión sobre cómo se reparte el presupuesto, para qué se dedica cada euro de él, que profesional se encargará de cada caso, cuántas personas podrán atenderse para ajustarse a esos medios, qué sectores merecerán especial atención... Para ello es importante que conozca bien las necesidades de la zona en la que se encuentra su centro (cada localidad e incluso cada barrio pueden tener necesidades distintas según el tipo de población que viva en ella) y contar con una enorme capacidad de análisis y adaptación a los cambios que vayan surgiendo a lo largo del ejercicio.
    2. De coordinación. En un centro de servicios sociales se desarrollan muchísimas actividades, desde la mera limpieza del mismo a los talleres ocupacionales que imparta, las asistencias a domicilio, los servicios de asistencia psicológica y acompañamiento… El director o la directora del centro deberá conocerlos todos y coordinarlos para que todo funcione como un reloj. El fallo en cualquiera de estos departamentos puede causar un problema serio en la calidad de nuestra asistencia.
    3. De administración. Implícita en las dos anteriores. Él o ella sabrá cuánto se gasta en cada cosa que se haga y deberá ser tremendamente responsable para no malgastar ni un euro y ecuánime para atender todas las necesidades por igual.

    Todo ello hace que el director o la directora de un centro de servicios sociales deba ser un profesional versátil, capaz de resolver problemas y tomar decisiones de forma ágil y eficaz; planificar y coordinar; establecer las relaciones interpersonales de forma positiva y optimizar los recursos humanos. Además, deberá motivar a su equipo, escucharlo y tener en cuenta sus opiniones pues, en ocasiones, la enorme responsabilidad que recae sobre sus hombros puede hacer que se aleje de las necesidades de a pie, una perspectiva que nunca debemos perder cuando trabajamos en servicios sociales.

    En iFIS Educación cuentas con un completo curso homologado por la Comunidad de Madrid con el que te formarás en todos estos aspectos y te convertirás en un profesional preparado para afrontar cualquier situación que se te presente.

  • La formación en violencia de género, fundamental para muchos profesionales

    Formación en violencia de género

    Una adecuada formación en violencia de género es clave para combatirla

    47 víctimas se ha cobrado la violencia de género a lo largo de 2018 en nuestro país. Solo 14 de ellas, menos del 30%, habían denunciado a su asesino según los últimos datos publicados por el Ministerio de Sanidad. En los casos en que sí hubo denuncia previa, en 13 había sido interpuesta por la propia víctima y solo en uno por personas de su entorno. Además, de los 14 casos de maltrato denunciados ante las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, en cuatro de ellos las víctimas decidieron no continuar con el proceso. Unas cifras que vuelven a poner negro sobre blanco que España tiene un largo camino por recorrer en materia de violencia de género y que exige el compromiso de todos para poder alcanzar la meta.

    La formación en violencia de género es el mejor instrumento para comprender los mecanismos mediante los cuales se ejerce, las señales que manifiesta para reconocerla, cómo acercarnos a la víctima y abordar la situación y, lo más importante, cómo ayudarla a salir de ella.

    Desde todos los sectores (educativos, jurídicos, sanitarios, políticos…) se insiste en que la educación está en la base de la lucha contra la violencia de género. Ya lo decía Pitágoras en el siglo V a.C: “educad a los niños y no será necesario castigar a los hombres”. Por eso la formación en violencia de género debe ser prioritaria tanto en los planes de estudio de las escuelas como en todos los ámbitos profesionales que intervienen en la lucha contra ella.

    Qué es la violencia de género

    La Ley Orgánica 1/2004 de Protección Integral contra la Violencia de Género en su artículo 1 la define como: “Todo acto de violencia (…) que, como manifestación de la discriminación, la situación de desigualdad y las relaciones de poder de los hombres sobre las mujeres, se ejerce sobre éstas por parte de quienes sean o hayan sido sus cónyuges o de quienes estén o hayan estado ligados a ellas por relaciones similares de afectividad, aun sin convivencia. (…) que tenga o pueda tener como resultado un daño o sufrimiento físico, sexual o psicológico para la mujer, así como las amenazas de tales actos, la coacción o la privación arbitraria de la libertad, tanto si se producen en la vida pública como en la vida privada”. Es por ello que podemos hablar hasta de 7 tipos de violencia de género: física, psicológica, sexual, económica, patrimonial, social y vicaría.

    Por qué es importante la formación en violencia de género

    La formación en violencia de género es el mejor instrumento para comprender los mecanismos mediante los cuales se ejerce, variados y muy complejos, las diferentes formas en que se presenta, las señales que manifiesta para reconocerla, cómo acercarnos a la víctima y abordar la situación y, lo más importante, cómo ayudarla a salir de ella. El hecho de que la violencia de género pueda ser ejercida de tantas formas diferentes, algunas muy sutiles y difíciles de identificar, otorga una mayor importancia a la formación sobre ella. Gracias a ella seremos capaces de detectar más casos y de forma más temprana.

    Qué profesionales deben formarse en violencia de género

    Aunque la lucha contra la violencia de género es una tarea que nos compete a todos, hay sectores profesionales en los que la formación en ella es aún más importante. Por ejemplo, el educativo. Los maestros y profesores forman a los adultos del mañana y por todos es sabido que la infancia es el mejor momento para educar en valores. Los planes de estudios deberían contar con horas lectivas para la formación en la igualdad que incluyera contenidos sobre violencia de género. Además, los profesores deberían contar con las herramientas para identificar casos de violencia ejercidas sobre los niños desde el hogar para poder protegerles.

    Otros profesionales que, sin lugar a dudas, necesitan formación en violencia de género son los sanitarios: médicos, especialmente los que trabajan en servicios de urgencia y los médicos de familia, enfermeras y enfermeros y psicólogos y psicólogas, además de los trabajadores y trabajadoras sociales, desarrollen su labor donde la desarrollen.

    Para las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado es una formación de inmensa utilidad y de hecho los diferentes cuerpos cuentan con unidades especializadas en ella y el sector político y el legal, abogados, fiscales y, sobre todo jueces, y el político deberían formarse ampliamente en esta materia, pues son los que, en última instancia, desarrollan y aplican las leyes para combatir todas sus manifestaciones.

    En iFIS Educación contamos con cursos para formarte en este campo. No dudes en inscribirte a ellos.

  • Cursos presenciales en Intervención social. Enero 2019

    Cursos presenciales y online IFIS enero 2019

    2019 llega cargado de buenísimas noticias a iFIS. Después de un 2018 de intensa formación en intervención social, arrancamos enero con la mirada puesta en todos los cursos, seminarios y conferencias a los que podrás asistir en las próximas semanas. ¡Todo lo mejor para continuar cambiando el mundo desde la intervención social!

    Esta es la convocatoria de cursos para este año:

    10% de descuento en los cursos iFIS para los colegiados y colegiadas del CPEESM

    Además, te ofrecemos facilidades de pago y orientación profesional. Puedes consultarnos cualquier duda en cursos@ifiseducacion.com o en el 91 297 3326.

    Las clases se impartirán en IFIS EDUCACIÓN.
    C/San Marcos, 39 (metro Chueca o Banco de España).

  • 5 claves para acceder a un empleo de futuro

    ¿Trabajas o quieres trabajar en el sector sociosanitario? En este artículo encontrarás varios motivos para obtener el Certificado de Profesionalidad en Atención Sociosanitaria a personas dependientes en instituciones sociales, una formación que te permitirá acceder a un empleo de futuro.

    1. ¿Por qué es tan importante disponer de este Certificado de Profesionalidad?

    En primer lugar, hay que especificar qué es un Certificado de Profesionalidad. Se trata de titulación que acredita un conjunto de competencias profesionales, gracias a las que dispondrás de la suficiente capacitación para desarrollar una actividad laboral.

    Según la Resolución de 3 de noviembre de 2015 de la Secretaría de Estado de Servicios Sociales e Igualdad, a partir del 31 de diciembre de 2017 todos los profesionales del sector sociosanitario deberán estar en posesión de este Certificado de Profesionalidad. Gracias a esta titulación, podrás trabajar como:

    1. Auxiliar sociosanitario en centros públicos y privados
    2. Cuidador profesional de personas dependientes en centros ocupacionales, clínicas, centros de estancia diurna y centros de atención temprana
    3. Gerocultor en residencia y centros de día
    4. Requerimientos de las Instituciones Sociales

    Se entiende por instituciones sociales a las residencias de mayores y/o dependientes, centros de día y de noche, centros ocupacionales y centros para personas con diversidad funcional, así como pisos tutelados.

    Todas las personas que trabajen en estos centros deberán disponer del Certificado de Profesionalidad en Atención Sociosanitaria a personas dependientes en instituciones sociales a partir del 31 de diciembre de 2017, por lo que dichas instituciones sociales se lo van a exigir a sus trabajadores.

    1. Una oportunidad de empleo

    El progresivo envejecimiento de la población ha abierto un horizonte de empleo en el ámbito sociosanitario. Por tanto, la empleabilidad de aquellas personas que dispongan de esta titulación aumentará, facilitando su incorporación a un mercado laboral que demanda profesionales formados.

    Dicho envejecimiento demográfico está generando que cada vez haya más personas en situación de discapacidad y/o dependencia. Por tanto, requieren de la ayuda de un tercero para realizar las actividades de la vida diaria.

    1. Acuerdo de colaboración entre Grupo5 y SUPER Cuidadores

    Grupo5 tiene un acuerdo de colaboración con SUPER Cuidadores, empresa líder en formación y asistencia en el ámbito sociosanitario, acreditada (nº 80/00000049) por el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE), organismo dependiente del Ministerio de Empleo y Seguridad Social, para impartir el Certificado de Profesionalidad en Atención Sociosanitaria a personas dependientes en instituciones sociales, en modalidad teleformación. Además, se encuentra avalada por la UNIR, la Universidad en Internet, entidad de referencia en formación universitaria.

    La modalidad de teleformación te permite estudiar donde y cuando tú quieras, de una manera flexible y sólo desplazándote para realizar los exámenes. El propósito de la teleformación es que las personas se puedan formar sin modificar sus responsabilidades familiares y/o laborales, de ahí que sea una formación ideal para aquellos trabajadores del sector sociosanitario e incluso para quienes quieran formarse para acceder a un empleo de futuro.

    La duración de este certificado es de 450 horas (370 horas teóricas + 80 de prácticas profesionales). Por tanto, en poco más de 5 meses dispondrás del Certificado de Profesionalidad oficial, con un calendario ajustado en el que podrás trabajar de manera cómoda, pero siempre con la rigurosidad de una formación oficial, acreditada por el SEPE, para que puedas incorporarte a un mercado laboral en constante crecimiento.

    1. Compromiso con la figura del cuidador profesional

    SUPER Cuidadores tiene como objetivo “profesionalizar la figura del cuidador para mejorar la calidad de vida de las personas dependientes”. En este sentido, se compromete a impartir una formación de calidad y en buscarle empleo a las personas que forma con el Certificado de Profesionalidad en Atención Sociosanitaria completo, tanto para poder trabajar en instituciones sociales como en domicilios.

    La búsqueda de empleo por parte de SUPER Cuidadores se dará desde el inicio de la formación hasta los 6 meses siguientes a la finalización de la misma.

    Cualquier información adicional puedes acceder:

    SuperCuidadores

    Certificado

5 Artículo(s)